viernes, 25 de marzo de 2016

POEMAS AJENOS: MOMENTOS FELICES, de GABRIEL CELAYA





    MOMENTOS FELICES

Cuando llueve y reviso mis papeles, y acabo
tirando todo al fuego: poemas incompletos,
pagarés no pagados, cartas de amigos muertos,
fotografías, besos guardados en un libro,
renuncio al peso muerto de mi terco pasado,
soy fúlgido, engrandezco justo en cuanto me niego,
y así atizo las llamas, y salto la fogata,
y apenas si comprendo lo que al hacerlo siento,
¿no es la felicidad lo que me exalta? 

Cuando salgo a la calle silbando alegremente
—el pitillo en los labios, el alma disponible—
y les hablo a los niños o me voy con las nubes,
mayo apunta y la brisa lo va todo ensanchando,
las muchachas estrenan sus escotes, sus brazos
desnudos y morenos, sus ojos asombrados,
y ríen ni ellas saben por qué sobreabundando,
salpican la alegría que así tiembla reciente,
¿no es la felicidad lo que se siente? 

Cuando llega un amigo, la casa está vacía,
pero mi amada saca jamón, anchoas, queso,
aceitunas, percebes, dos botellas de blanco,
y yo asisto al milagro —sé que todo es fiado—,
y no quiero pensar si podremos pagarlo;
y cuando sin medida bebemos y charlamos,
y el amigo es dichoso, cree que somos dichosos,
y lo somos quizá burlando así la muerte,
¿no es la felicidad lo que trasciende? 

Cuando me he despertado, permanezco tendido
con el balcón abierto. Y amanece: las aves
trinan su algarabía pagana lindamente:
y debo levantarme pero no me levanto;
y veo, boca arriba, reflejada en el techo
la ondulación del mar y el iris de su nácar,
y sigo allí tendido, y nada importa nada,
¿no aniquilo así el tiempo? ¿No me salvo del miedo?
¿No es la felicidad lo que amanece? 

Cuando voy al mercado, miro los abridores
y, apretando los dientes, las redondas cerezas,
los higos rezumantes, las ciruelas caídas
del árbol de la vida, con pecado sin duda
pues que tanto me tientan. Y pregunto su precio,
regateo, consigo por fin una rebaja,
mas terminado el juego, pago el doble y es poco,
y abre la vendedora sus ojos asombrados,
¿no es la felicidad lo que allí brota? 

Cuando puedo decir: el día ha terminado.
Y con el día digo su trajín, su comercio,
la busca del dinero, la lucha de los muertos.
Y cuando así cansado, manchado, llego a casa,
me siento en la penumbra y enchufo el tocadiscos,
y acuden Kachaturian, o Mozart, o Vivaldi,
y la música reina, vuelvo a sentirme limpio,
sencillamente limpio y pese a todo, indemne,
¿no es la felicidad lo que me envuelve? 

Cuando tras dar mil vueltas a mis preocupaciones,
me acuerdo de un amigo, voy a verle, me dice:
«Estaba justamente pensando en ir a verte».
Y hablamos largamente, no de mis sinsabores,
pues él, aunque quisiera, no podría ayudarme,
sino de cómo van las cosas en Jordania,
de un libro de Neruda, de su sastre, del viento,
y al marcharme me siento consolado y tranquilo,
¿no es la felicidad lo que me vence? 

Abrir nuestras ventanas; sentir el aire nuevo;
pasar por un camino que huele a madreselvas;
beber con un amigo; charlar o bien callarse;
sentir que el sentimiento de los otros es nuestro;
mirarme en unos ojos que nos miran sin mancha,
¿no es esto ser feliz pese a la muerte?
Vencido y traicionado, ver casi con cinismo
que no pueden quitarme nada más y que aún vivo,
¿no es la felicidad que no se vende?








(Del libro "De claro en claro", 1956) 




...

BOLOS: EL SÁBADO 2 DE ABRIL, MASSASLAM! EN THE COLLECTIVE



MASSASLAM!, el espectáculo poético que genera su propia energía, está triunfando en cada sitio de la geografía española en el que se celebra. Si ya lo hizo en Enero en Oviedo, acaba de re-editar su triunfo en la bella ciudad de Palma de Mallorca. Pero lo que no se debe olvidar es que Barcelona es la ciudad más afortunada en ese sentido, porque sólo en ella se puede disfrutar de MASSASLAM! al menos una vez al mes. Y hacerlo en el mejor de los escenarios, en el acogedor espacio que THE COLLECTIVE tiene abierto para todos los amantes de los espectáculos de calidad. Así que este mes de Abril, apenas haya pasado la Semana Santa, nos lanzamos de nuevo una vez más. El Sábado 2 volvemos a abrir el show, pero lo hacemos un poco más tarde de lo habitual, a las 21:00, hora que nos permitirá extendernos un poco más de tiempo y añadir cosillas nuevas. El resto, igual que siempre: Poesía, humor, regalos, reflexión, crítica y toneladas de energía. Si quieres venir ya lo sabes: SÁBADO 2 DE ABRIL. 21:00 HORAS. THE COLLECTIVE (Carrer d´en Roig, 11). ENTRADA 5€ con CONSUMICIÓN. No hay mejor espectáculo que sea más barato. Y aquí va, como siempre, el mapa para los despistados:

martes, 15 de marzo de 2016

BOLOS: EL VIERNES 15 DE ABRIL ESTOY EN EL ACTION!FESTIVAL 2016



El Festival ACTION! es un punto de encuentro entre personas, profesionales y culturas a través de la Performance, la Poesía y la Ciencia. Presenta en un mismo espacio excitantes e innovadoras propuestas artísticas, científicas y contemplativas, siendo punto de encuentro entre personas, artistas y profesionales de la ciencia, de la salud y la cultura humana. Y entre ellos allí estaré yo con mis versos y mis movimientos espasmódicos, el viernes 15 de Abril a las 21:30 de la noche, en el Centro social y cultural La Caldera, que está en el número 12 de la calle Eugeni d´Ors. La cosa funciona por entrada inversa, aunque se puede también ayudar directamente desde el crowdfunding que tienen montado aquí: http://www.lanzanos.com/ilovescience/proyectos/action-festival/

También, aquí en su página, tenéis una lista del resto de eventos y artistas que habrá: http://www.actionfestival.com.es/index.html

Así que, si queréis, allí nos vemos. por ahora os dejo aquí el mapa, como siempre:





...






POEMAS: CATODIA IN BLUE (PARTE 2), de "MUERE SONRIENDO" (Versión anotada)


Este poema es interactivo. Puedes hacer click encima de las palabras que aparecen en gris para descubrir el programa al que se refieren...






2- En donde encendimos la mecha, y mudamos de piel y de luz cual reptiles eléctricos y hubo un antes y un después como siempre hay y nada volvió a ser igual aunque fue infinitamente mejor y un poquito peor a la vez.







No sé decir dónde fue el punto de inflexión
tal vez me fui a dormir después de Casimiro
y al día siguiente por el Este,
en vez del sol
salió un pezón de Sabrina.

Doblé la esquina,
cuando la música hizo “tariro tariro”
mudé mi voz,
sintiendo la “mirringuinguina”
ponerse dura con el duodécimo gol.

Metamorfosis.
En tus salones
la orquesta pasó a tocar
el ritmo inquieto del caliente Rock n´ roll
banda sonora ideal
para soñar con el placer de  perforar
campos con curvas como los de “Campeones”.

cuando los que ya habían dejado
de escuchar cuentos y sermones,
le confesaban sus pecados y su mal.
Y yo rezando de rodillas,
qué taimado
loco mundo del revés.
Gloria carnal en un traspiés:
Dulce tormento
sentir a fuego lento dentro de mis pantalones
nociones de lo espiritual,
cuando tu mano
me mostró a Dios en un anuncio de “Fa-Fresh”.

Broche de oro, todavía
a esas alturas
me emocionaba el “1, 2, 3”,
más cuantas noches
Venus me vio caer hacia el sueño acariciando
aquella pequeña cosa.
Juegos,
derroches de ternuras hacia el mando
como coartada apresurada de pequeños
crímenes en serie
( rosa ).




Ella me dijo:
“Puedes subir, no están mis padres”.
Tenía puestos
posters de “V”,
de los de “Tele-Indiscreta”,
cubriendo todas las paredes de su cuarto.
Y yo que siempre había soñado con ser hijo
tras dar la vuelta a su planeta
dejé olvidadas las maletas en el puerto
en el que a Tico se lo merendó un lagarto.

Toda esa noche la pasé dándole vueltas
en mi barriga
al trueno azul de una tristeza
que ya no era de chiquillo.
Cosa normal que no notara mi cabeza
que en medio de la tempestad,
sin darme cuenta
para ya no volver jamás
aquel chaval








(Continuará...)








Este poema está incluido en el libro "Muere sonriendo", editado por Ediciones Escalera en 2012.



...
.

viernes, 11 de marzo de 2016

POEMAS AJENOS: "LOS CAMPESINOS DURMIENDO LA SIESTA", de FRANCISCO JAVIER SOLÉ RIBAS



LOS CAMPESINOS DURMIENDO LA SIESTA



Dos campesinos
de la Provenza
pintados por Van Gogh
duermen
extenuados
por el trabajo
recostados
en una bala de heno
en mitad de la hera.

en sus sueños
pan tierno al principio de la jornada
muertes prematuras ahuyentadas
cosechas sin talla del monarca
domingos feriados regados con garnacha
inviernos sin frío quemando los huesos
diezmos abolidos y mercados sin sisa
lumbres alimentadas con pucheros colmados
la lujuria tranquila de los frutos sencillos.

Al declinar el sol en la campiña
el sueño de los campesinos fatigados
despierta con los graznidos
de unos cuervos
que inundan los trigales.

















Este poema forma parte del libro "El cementerio que habitan los vivos" (Círculo Rojo editorial, 2014)

Francisco Javier Solé publica periódicamente en su blog BLOC DE JAVIER





...

miércoles, 9 de marzo de 2016

POEMAS: CATODIA IN BLUE (PARTE 1), de "MUERE SONRIENDO" (Versión anotada)


Este poema es interactivo. Puedes hacer click encima de las palabras que aparecen en gris para descubrir el programa al que se refieren...




1-En donde fuimos testigos de las subidas de glucosa inherentes a cualquier relación que comienza y nos lanzamos, observamos, descubrimos y fuimos tan vírgenes como éramos cuando lo éramos aún.






Fue tiempo atrás.



En el bostezo de una era

abrí los ojos en cuanto la luz nacía

para sacar como un cohete,

del pijama,

infantiles puños fuera.






era muy pronto todavía

bajo un cielo sin escuela,

para la Bola de Cristal de las mañanas

de cuando el mundo comenzaba al mediodía.



Aquella espera

adivinando las canciones

de la primera parte de tu sintonía.

Con un latido de emoción,

buscar refugio entre tus faldas

y dejar

al corazón que deshojase los controles.





Sábado, en fin,

mientras la buena gente hacía


y ante el altar

dejaban flores sin que nadie echase en falta

al chavalín que no creía,

al que, escondido,

soñaba eternas vacaciones en el mar

montando a  Flipper el delfín.

Largos veranos

en la bonanza de una edad sin porvenir .

De un resplandor.

Atesorando

entre sus pinzas ñaca ñaca la cigala

rizos dorados del flequillo de Tintín.

Cometas blancas, y tres globos que eran alas.

Copas de helado sin principio ni sinfín




Ella tenía

al mono Amedio dibujado en la toalla

y una sonrisa angelical de niña buena

bajo los ojos tan azules,

tan abiertos.

Pasamos juntos de la mano todo el día

buscando el beso que se nos cayó en la arena

cuando el gitano aquel apareció en la playa




Nos despedimos justo al lado del Dian-6

de su familia,

ya iban a morir las olas


Regresé a casa caminando por la orilla,

diciéndole a las caracolas:
















(Continuará...)








Este poema está incluido en el libro "Muere sonriendo", editado por Ediciones Escalera en 2012.



...