jueves, 8 de septiembre de 2016

RANKING: LAS PEORES PELÍCULAS DEL S.XXI (Parte 3 de 10)







¡Hola de nuevo, amiguitos! Seguimos adelante con la lista de caquitas celuloidales y digitales de los últimos 16 años. Recordad que si queréis ver las partes anteriores, las teneis AQUÍ y AQUÍ. Y ahora...adelaaaaaaaaaaaante!



40-WATCHMEN,de Zack Snyder (2009)


Zack Snyder toma la titánica tarea de adaptar uno de los cómics más complejos estructuralmente que existen, y promete que lo hará respetando al máximo la obra original. Pero es que esa obra original es inadaptable, porque precisamente su complejidad estructural es fruto del medio en el que fue creada y sólo funciona dentro de él. Y si la pasas al cine lo que te acaba quedando es una birria estirada de superhéroes cutres con la que es imposible empatizar a no ser que te hayas leído el original.


Eso sí: la película tiene cinco realmente buenos buenos, y por suerte esos cinco minutos están justo al principio, porque son los créditos. Todas las dos horas y pico siguientes son una absoluta pérdida de tiempo. Por suerte, fracasó en taquilla y el bueno de Zack decidió dedicarse a tareas más beneficiosas para la sociedad. Como joder a Superman, por ejemplo.



39-SUPERMAN RETURNS, Bryan Singer (2006)


Pero antes de que Zack Snyder y Christopher Nolan le dieran bien por el trasero, el cruzado de la capa roja ya tuvo su mierdi-película sigloveintiunera a cargo de Bryan Singer, quien en una labor continuista se saltó a la torera la tercera y la cuarta de las películas originales y continuó su propia historia después de la segunda. Y ese continuismo representa el plantear argumentos tan pasados de rosca y ridículos como en las originales, con el problema de que entonces colaban pero ahora ya menos. Premio a Kevin Spacey como el Lex Luthor más desaprovechado, y premio también para Bryan Singer por descubrirnos que el supervillano calvo tiene sangre española en sus venas, ya que su plan genial es crear un nuevo continente en el que construir muchos chalets y forrarse vendiéndolos.

¡Ah! Y a ver si os dais cuenta de una vez de que Superman es Jesucristo que viene a salvarnos, y así ya pueden dejar de ponerlo flotando en el aire con los brazos abiertos en cada maldita película. Oye.



38- LA GUERRA DE LOS MUNDOS, de Steven Spielberg (2005)


Un ejemplo muy curioso de producto bien dirigido pero al que se le nota en todo momento la desgana absoluta y el interés cero con el que fue creada. Es algo muy raro, porque no tiene realmente ningún detalle que se le pueda criticar, pero en ella las cosas pasan, los marcianos atacan, los edificios caen, los coches estallan, y mientras todo eso sucede uno se abuuuuuurre y no puede dejar de preguntarse qué hace allí viendo todo aquello. Y luego de repente la película se acaba. Menos mal.


37-OTRA TERAPIA PELIGROSA ¡RECAÍDA TOTAL! (Analize that), de Harold Ramis, (2002)


La cosa funciona así: Tienes una comedia lograda, simpática y bien hecha que ha sido todo un éxito de público y que ha traído carretadas de millones para tu estudio. Pero con los millones pasa eso, que siempre saben a poco. Así que quieres más, por lo que decides hacer una segunda parte de esa comedia. ¿Cómo haces? ¿Pones a escribirla a creadores solventes, que busquen caminos y argumentos originales y coherentes por los que seguir profundizando en los personajes ya conocidos? Anda hombre, pero qué dices. Lo que haces es poner a varios ejecutivos a analizar las partes que le hicieron gracia a la gente, y luego coges esas partes y las pones en otro orden para disimular, y luego le pagas a varios curritos para que te enlacen unas partes con otras de la manera más rápida y fácil. Y tachán, ya tienes una nueva máquina de millones. Claro que luego fracasa en taquilla y no saca tanto como la primera. Pero da igual. Algún milloncillo te cae, de todas maneras…

36-NOCHE DE MIEDO, de Craig Gillespie (2011) ó DESAFÍO TOTAL, de Len Wiseman (2012) ó LA HUELLA, de Kenneth Brannagh (2007) ó ROBOCOP, de José Padilha (2014) ó...


Vale cualquiera de las puestas ahí arriba o incluso alguna más, porque este puesto es un homenaje a la tristemente habitual tradición del “Aburremake” o “Aburreboot”, entendidos estos dos conceptos como la acción de sacar una nueva versión de cualquier película antigua, supuestamente adaptada al gusto de las nuevas generaciones, pero asegurándose SIEMPRE muy bien de:

1-Desaturar todos los colores, para que parezca lo más gris y apagada posible.

2-Cambiar dirección artística barroca por minimalismo.

Y, SOBRE TODO:

3-Despojar a la historia original de todo elemento que la haga ser mínimamente original, extravagante o llamativa.

Y así, tenemos un producto desinfectado, desnatado y desnaturalizado que ofrecer a los exigentes espectadores del futuro. Lo curioso es que normalmente no suelen tener mucho éxito. Pero siguen saliendo. Y siguen haciéndolas. Y yo sigo viéndolas. Dios sabrá por qué. 




¡Y esto ha sido todo por hoy! ¡Volved mañana para las cinco siguientes, a la misma bat-hora en el mismo bat-canal!




...


No hay comentarios:

Publicar un comentario