sábado, 24 de enero de 2015

POEMAS (CON AUDIO): ROMESCO Y JULIANA, de "LA DEL MEDIO DE LAS KETCHUP"


(Dale al play si quieres escuchar el poema mientras lo lees)






Ella sabía de sobra eso que muchos comentan:
Que el buen forraje se cobra porque el malo no alimenta.
Por eso le habló bien claro poniendo sobre la olla
su corazón endulzado con nanas de la cebolla.

Él dudó por un instante mientras que se lo decía.
Ganas tenía bastantes, pero también conocía
donde acaba por llevarte el mal camino del macho,
aquel que sale del hambre y va directo al empacho.

Y entre humo de hierba verda mojado con vino tinto
les puso tiernas las carnes la receta del instinto.
Sabores gemelos cuando en un abrazo profundo
se confundieron soñando neveras del primer 
mundo.




Él sabía que el vapor de aquel calor que echaba vuelo
el amor era una cita entre el estómago y el cielo
pero, en cuanto entrase el tiempo a recoger la cocina,
el gusto y el sentimiento se volverían rutina.

Ella no atinó a explicarle sin artificios ni vueltas
que no tenía el parné con que pagar aquella cuenta,
así que yendo defrente y sin saber qué decir
le preguntó simplemente si podía repetir.

Al ardiente mediodía, sólo por pasar el rato,
con soltura y alegría pidieron otros tres platos
persiguiendo el objetivo de quedar del todo llenos
para evitar el castigo de echarse luego de menos.

***************

Y embriagados al final con el café y los licores
se juraron no mezclar ni una vez más sus sabores.

Mas cuando llegó el momento de decir: "Adiós muy buenas",
ella dijo: "Hasta mañana",
y el contestó:

"Hasta la cena".




No hay comentarios:

Publicar un comentario